Cultivando fresas a partir de semillas – 1.

Hace un tiempo, una amiga que dice no tener buena mano para las plantas, me dejó unas semillas de fresa azul. Dado que nunca había cosechado fresas a partir de semilla, sino a partir de plantones,  me pareció buena idea probar y así, aparte de aprender, le devolvía a ella unas cuantas plantas para su jardín cuando fueran adultas.

Me puse a indagar y hete aquí que, al parecer, se trata de una variedad creada en laboratorio con el objetivo de conseguir fresas que soportaran temperaturas muy bajas sin congelarse para lo cual han utilizado genes de un tipo de pez que habita en el Ártico. Así que se trata, en principio, de una semilla transgénica(1), no de un híbrido (que era lo que yo creía), y no son azules, sino rojas como todas las fresas. La cosa promete, ¿a que sí? 😉

Otra cosa que averigüé es que tardan más tiempo en germinar que las fresas convencionales. Bastante más: entre tres y seis semanas. ¡Habrá que tomárselo con calma!

Este es el proceso que estoy siguiendo:

  1. Las semillas estuvieron una semana en la nevera. Esto se hace para que la memoria genética de la semilla al sacarla del frío lo asocie con el fin del invierno y se prepare para germinar.
  2. Puse la mezcla de turba, humus y un poco de perlita en un contenedor que llené hasta un centímetro del borde, y regué a fondo.
  3. Suponiendo que las semillas serían diminutas  (no abrí el paquete pequeño que venía dentro del sobre hasta el momento de sembrar) extendí un trozo de papel higiénico sobre la superficie del contenedor para poder trabajar más cómoda.
  4. Una vez depositadas las semillas sobre el papel de la forma deseada, cubrí con una capa fina de turba y volví a regar.
  5. Por último situé el contenedor en un mini invernadero casero.

Aquí ves las imágenes correspondientes a los pasos 3, 4 y 5:

fresas_azules_1

Y ahora, a esperar a ver qué sale 🙂

 

(1) Cultivo un balcón comestible totalmente ecológico -incluso las semillas tienen aval de garantía de cultivo ecológico- y al igual que todos los que practicamos esta forma de agricultura -más bien estilo de vida, diría yo-, no estoy a favor de los transgénicos ni recomiendo el consumo de alimentos que procedan de (o contengan) material modificado genéticamente. Más información sobre el tema aquí y aquí.

Mi balcón comestible en febrero de 2017.

Estas cuatro últimas semanas han alternado el viento y el frío con el calor, así que las plantitas se lo están tomando con calma. En el interior, la cosa marcha y mañana comenzaré con los primeros trasplantes. Este podría ser un buen resumen para el mes.

Aunque cuatro días más tarde de lo habitual en este tipo de entradas, aquí te dejo la evolución de mi balcón comestible en Febrero de 2017.

img_1159

El perejil (al fondo, en la esquina de la pared) está fantástico y ya he tomado algunas hojitas para cocinar. Los ajos han germinado todos y crecen bien. La planta protegida por una botella es de lechuga y justo detrás, pero fuera de la cobertura, creció otra que a pesar de haber sido sembrada al mismo tiempo está mucho más pequeña: cubrir los cultivos es una forma ideal no solo de protegerlas cuando el tiempo es especialmente malo; también de empujar su crecimiento.

Las zanahorias tardaron un siglo en germinar y lo hicieron bastante caprichosamente. No tengo foto de ellas, pero las que han salido ya han sacado dos hojitas. A ver si en la próxima actualización les hago una foto y la comparto aquí.

Así estaban las cosas en mi semillero más antiguo:

img_1163

¡Trasplante al exterior en breve, sigue en antena! 🙂

 

Inaugurando la temporada 2017 en mi balcón comestible.

La lechuga “Cuatro estaciones”, la zanahoria morada (o forrajera), el perejil y el ajo son los encargados de dar el pistoletazo de salida en mi balcón comestible esta temporada.

img_1148

Normalmente, siembro lechuga de la variedad “Batavia” o también “Romana”, pero me dejaron unas semillas ecológicas de la “Cuatro estaciones” y las sembré. Nunca la he probado (creo), así que ya comentaré qué me parece.

La zanahoria no es un cultivo que tenga mucho sentido poner en un huerto balcón, lo reconozco. Pero me encanta. Probé una vez, hace años, con una variedad de raíz muy corta y la cosecha me pareció una auténtica delicia. Lamentablemente, no he vuelto a conseguir semillas de esa variedad. Sin embargo, el año pasado, revisando catálogos de distintos productores de semillas, encontré esta llamativa zanahoria morada por fuera y blanca por dentro y no me lo pensé dos veces; las compré. Y este mes las he estrenado. Como la fecha preferente de siembra se extiende hasta mayo, sembraré dos o tres tiestos más en los próximos meses.

El perejil es una plantita de cultivo ecológico que adquirí en un herbolario allá por octubre. No solo ha sobrevivido a los fríos invernales en el exterior, sino que continuó creciendo saludable. Así que después de un buen saneamiento y una renovación de sustrato, la he pasado a un contenedor más grande.

El ajo es un intento de reciclaje total 🙂 Los últimos de una bolsa con aval de agricultura ecológica que compré hace tiempo germinaron y resultaban demasiado amargos para cocinar. ¿Qué hago con ellos?, pensé. La respuesta tardó menos de un segundo en presentarse: ¡Plantarlos, claro! Y aquí están, encargados de darle vida a dos tiestos de mi balcón comestible.

img_1149

Ajos de cultivo ecológico.

Los cinco primeros contenedores ya están en marcha. ¡Qué ilusión volver a ver verde en mi huertito!

Volviendo a mi balcón comestible.

Hacía tiempo que no me pasaba por aquí y la razón es que tampoco estaba trabajando el huerto. Pero no hay problema que dure eternamente, así que ya estoy de vuelta, dispuesta a coger la pala y el rastrillo.

A partir de junio del año pasado, distintas circunstancias me han tenido ocupada y alejada del huerto por espacios de tiempo que aunque no eran largos, si eran lo bastante frecuentes como para complicar tanto el calendario de siembras como el riego y los cuidados. La conclusión fue que aparte de verduras de hoja, en abundancia eso sí, todas las demás plantitas produjeron poco y mal. Las pobres hicieron lo que pudieron así que no es una queja, ni mucho menos.

También he visto que hay algunas entradas sobre experimentos que están pendientes de actualización. Iré poniéndome al día.

1b4bf34d3ca1b0524af563ae2f1803b1

El  huerto balcón de mis sueños 🙂

(Imagen “pineada”por la empresa Habitissimo).

Esta temporada también se presenta más “ajetreada” de lo habitual, pero como me encanta cultivar el huerto y ver crecer las plantitas, he decidido que es un placer del que no voy a prescindir. Reduciré el número de contenedores y semilleros (casi a la mitad) y me limitaré a cultivos fáciles (verduras de hoja, pimientos y tomates, principalmente). No tendré un huerto como el de la imagen, pero me ensuciaré las manos de tierra porque es lo que me gusta 😉

¿Y tú, cómo se presenta tu temporada de cultivos?

Experimento 3: sistema de riego “solar”. 2ª parte.

En mi entrada del 24 de abril, comentaba que estaba probando un nuevo sistema de autoriego en un pequeño huerto-patio que tengo en otra región española. Lo había venido probando allí con cultivos más exigentes en cuestión de agua y no había funcionado bien, así que este año decidí probarlo con otro tipo de cultivos menos exigentes, como la cebolla.

Así luce ahora, dos meses después de la siembra de los bulbitos de cebolla:

 

Las acelgas, de autosiembra de un par de plantas que puse hace mucho, dejé subir a flor y el viento esparció las simientes, agradecieron el aporte extra de abono y agua convirtiéndose en plantas inmensas. Las cebollas crecen a buen ritmo sin más aporte de agua que la “transpiración” de las botellas.

De momento, va muy bien. Como comenté en mi primera entrada sobre el tema, queda por ver qué pasará este mes y parte del que viene, hasta que coseche las cebollas. Son meses muy calurosos en la región, así que tengo mucha curiosidad.

¿Qué te parece? ¿Has probado este sistema con cultivos más exigentes y puedes contarme algo al respecto? Venga, cuenta, cuenta 😉 Es un tema que me interesa mucho.

 

Mi balcón comestible en Mayo de 2016.

Mi balcón comestible empieza a parecerse a… ¡un balcón comestible!

Los trasplantes son pequeños y no son todos los que están, pero la cosa va tomando color…

Así lucía mi balcón comestible en Mayo de 2016.

 

En el alféizar tenía lechugas en distinto estadio de crecimiento y algunas plantas de perejil que necesitaban un trasplante urgente a tierras más abonadas. Ahora, hay más lechugas.

¿Qué tal por el tuyo? ¿Muchas plantitas? Cuenta, cuenta… 🙂

 

Mi balcón comestible en Abril de 2016.

¡Madre mía, he estado tan, tan, tan liada que saqué las fotos y me olvidé completamente de subirlas al blog!

Bueno, como dice el refrán, más vale tarde que nunca 😉

Este era el aspecto de mi balcón comestible en Abril:

 

También puse un poco de rúcula silvestre y algunas plantitas de perejil en el alféizar de la ventana:

 

Mañana publicaré las imágenes de mayo, que son algo más “selváticas”. De todas formas, estamos teniendo una primavera rara (más o menos como lo ha sido el invierno y antes el otoño), de modo que, por ejemplo, las judías recién empiezan a prosperar y guisantes he cosechado poquísimos ¡Con lo que me gustan! 😦

¿Y tu huerto? ¿Qué tal evolucionan las fuerzas naturales por tu balcón comestible?

 

 

Experimento 3: sistema de riego “solar”.

Es primavera, el panorama empieza cubrirse de verde y yo sigo buscando fórmulas sostenibles de dar agua a mis cultivos a través de métodos que funcionen sin mi presencia.

Este sistema lo vengo probando desde hace tres años en un huerto-patio que tengo, con distintos grados de éxito y en algunos casos, también sin ninguno 😉 Las condiciones climáticas son diferentes (mucho calor, humedad alta, pero casi sin precipitaciones), y solo paso ahí parte del año, así que me interesan los métodos de riego de este tipo; económicos y auto-gestionados.

images

También se lo conoce como riego por transpiración y básicamente consiste en botellas de plástico a las que se les corta previamente el fondo y se sitúan encima de  un vaso de plástico con agua, cubriéndolo completamente. Cuando entierras parcialmente el fondo de la botella en la tierra, creas un efecto invernadero, el agua se evapora lentamente y las gotas que empañan el interior de la botella aportan riego al suelo cuando se precipitan.

La vida de la planta junto a la cuál sitúas este rudimentario pero práctico sistema de riego, depende del espacio de que dispongas porque eso condicionará el número/tamaño  de botellas que puedas poner a su alrededor. Por ejemplo, en mi caso, que no puedo utilizar bidones de cinco litros (son muy anchos), tres delgadas botellas de litro y medio no fueron suficientes  para los tomates ni para los pimientos: crecían, pero no fructificaban. En cambio, una sola suministró agua suficiente para que las acelgas crecieran hermosas.

Este año, decidí probarlo con cebollas, a ver qué tal funciona. Así quedó el cantero después de enterrar los bulbos.

IMG_1040

Imagen tomada a finales de marzo de 2016

Y así es como estaba hace unos días:

IMG_1051

Imagen tomada el 17 de abril de 2016

¡Así que, de momento, funciona muy bien! ¡Crucemos los dedos! Tengo muchísima curiosidad por saber qué sucederá en pleno verano cuando los bulbos aumenten sus necesidades hídricas y en esa región no caiga una gota de agua de lluvia.

Sigue en antena, que traeré más noticias sobre el tema 😛

Mi balcón comestible en Marzo de 2016.

¡Ya es primavera! Confieso que no pude resistirme y dos semanas antes de que comenzara oficialmente la estación de las flores en esta parte del mundo, ya estaba montando mi balcón comestible otra vez. La mayoría de los contenedores están vacíos todavía, pero me hacía ilusión verlos ocupar sus posiciones de salida 😉

Estas fotos las tomé el 13 de marzo y así lucía mi balcón entonces:

IMG_1027

Sector A. Balcón Comestible de Patricia.

Sector B. Balcón Comestible de Patricia.

Aún quedan el Sector C y el Sector D por montar, pero la cosa está tomando color.

En cualquier caso, ahora hay más plantitas y tengo los semilleros a rebosar, así que las imágenes del próximo mes estarán más llenas de color 🙂

¿Y por tu huerto, ¿qué tal se presenta la Primavera/Otoño?

 

Mi balcón comestible en febrero de 2016.

Y cuando queramos darnos cuenta, ¡ya será primavera otra vez!

Ha sido un invierno muy raro. Ahora mismo, hacen temperaturas invernales, pero no demasiado invernales para lo acostumbrado por aquí. Y estamos en el último día de este febrero bisiesto, lo cual quiere decir que en tres semanas cambiaremos de estación. Y vuelta a montar macetas y riegos y podas… Si te digo la verdad, me encanta la idea de volver a empezar 😉

Estos son los únicos cultivos de mi balcón comestible hoy:

IMG_0997

Y este es mi primer semillero de primavera. Me propongo que todas las plantitas sean de cultivo propio esta temporada y, por supuesto, procedentes de semillas biológicas.

IMG_1021

A medida que se acerca la primavera, cada vez estoy más ansiosa por ver mi huerto a pleno otra vez.